Himno a Satán - L. M. Panero

Himno a Satán

«Ten piedad de mi larga miseria»

Le fleurs du mal
Charles Baudelaire
Tú que eres tan sólo
una herida en la pared
y un rasguño en la frente
que induce suavemente a la muerte:
tú ayudas a los débiles
mejor que los cristianos
tú vienes de las estrellas
y odias esta tierra
donde moribundos descalzos
se dan la mano día tras día
buscando entre la mierda
la razón de su vida;
yo que nací del excremento
te amo
y amo posar sobre tus manos delicadas mis heces.

Tu símbolo es el ciervo
y el mío la luna:
que caiga la lluvia sobre
nuestras faces
uniéndonos en un abrazo
silencioso y cruel en que
como el suicidio, sueño
sin ángeles ni mujeres
desnudo de todo
salvo de tu nombre
de tus besos en mi ano
y tus caricias en mi cabeza calva
rociaremos con vino, orina y sangre
las iglesias
regalo de los magos
y debajo del crucifijo
aullaremos.
"Poemas del manicomio de Mondragón"
Leopoldo María Panero

El hombre imaginario

El hombre imaginario

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario.

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios.

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios.

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario.

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario.
Nicanor Parra

Vacío

Vacío

Ya no más luces, licores, intriga.
Ya no más excusas, mentiras, drogas.
Hasta aquí mi indiferencia.
Hasta aquí mis sueños, mi envidia,
más allá mis horrores, mi pasión.
Sobre ti vuelo, sobre ti descanso.
Aquí me quedo, en el limbo,
no voy, no regreso, paro, estoy, yo,
solo yo, en mí; no más.

Que caigan las críticas,
aborréscanme, no soy.
Hasta aquí llego, llegué, llegaré.
No más, colapso de gritos,
barbaridad, tragedia.

Defínanme, defínanme grito,
¿quién eres?
no en mí el vacío.
Llénenme, acójanme.
Estoy para el mundo.
Voy a llenar al mundo.
¿Por qué el vacío?
llenémoslo de luz.





Algún día de incertidumbre
y confusión.

Mujeres - Nicanor Parra

Mujeres

La mujer imposible,
La mujer de dos metros de estatura,
La señora de mármol de Carrara
Que no fuma ni bebe,
La mujer que no quiere desnudarse
Por temor a quedar embarazada,
La vestal intocable
Que no quiere ser madre de familia,
La mujer que respira por la boca,
La mujer que camina
Virgen hacia la cámara nupcial
Pero que reacciona como hombre,
La que se desnudó por simpatía
Porque le encanta la música clásica
La pelirroja que se fue de bruces,
La que sólo se entrega por amor
La doncella que mira con un ojo,
La que sólo se deja poseer
En el diván, al borde del abismo,
La que odia los órganos sexuales,
La que se une sólo con su perro,
La mujer que se hace la dormida
(El marido la alumbra con un fósforo)
La mujer que se entrega porque sí
Porque la soledad, porque el olvido...
La que llegó doncella a la vejez,
La profesora miope,
La secretaria de gafas oscuras,
La señorita pálida de lentes
(Ella no quiere nada con el falo)
Todas estas walkirias
Todas estas matronas respetables
Con sus labios mayores y menores
Terminarán sacándome de quicio.
Nicanor Parra

Me dueles - Jaime Sabines

Me dueles

Mansamente, insoportablemente, me dueles.
Toma mi cabeza, córtame el cuello.
Nada queda de mí después de este amor.

Entre los escombros de mi alma búscame,
Escúchame.
En algún sitio mi voz, sobreviviente, llama,
Pide tu asombro,
Tu iluminado silencio.

Atravesando muros, atmósferas, edades,
Tu rostro (tu rostro que parece que fuera cierto)
Viene desde la muerte, desde antes
Del primer día que despertara al mundo.

¡Qué claridad tu rostro, qué ternura
De luz ensimismada,
Qué dibujo de miel sobre hojas de agua!

Amo tus ojos, amo, amo tus ojos.
Soy como el hijo de tus ojos,
Como una gota de tus ojos soy.
Levántame. De entre tus pies levántame, recógeme,
Del suelo, de la sombra que pisas,
Del rincón de tu cuarto que nunca ves en sueños.
Levántame. Porque he caído de tus manos
Y quiero vivir, vivir, vivir.
Jaime Sabines

Partituras Siku (Zampoña o Antara) y Quena

Partituras Siku (Zampoña o Antara) y Quena

Imagen tomada de Wikipedia
Contenido de los Archivos. Revisar Aquí.

Algunas de las páginas de donde fueron transcritas algunas de las partituras:

Las partituras transcritas:
  1. Amores Hallarás (San Juanito) Muy pronto
  2. Celia (Tinku) 
  3. Longuita (San Juanito)
  4. Ñuca Llacta (San Juanito)
  5. Ojos Azules (Huayno)
  6. Papel de Plata (Huayno) Muy pronto
  7. Poco a Poco (Huayno) 

Pueblo, Fantasma y Clave de J.J. - Fernando Artieda

Pueblo, Fantasma y Clave de J.J.


"Yo sé que tú lo dudas
que yo te quiera tanto.
Si quieres me abro el pecho
y te enseño el corazón..."

Y le llegó su Caimán
su Julio Verne
por eso de que De La Tierra la Luna,
de que Viaje al Centro de la Tierra
cosa tan triste.

Y fue como si anduvieran
ofreciendo la muerte a domicilio
porque de pronto se encendieron las rocolas
en el Pollo loco
en el Chuzo engreído
en el No te agüeves
y la voz del man entró así con todo
por las ventanas de las casas
por las goteras del techo
por las rendijas de las cañas separadas.
En las esquinas la biela zumbaba
y la gente no hablaba sobre él
porque para qué iban a hablar
si el pueblo sabe que de esas cosas nunca se habla.

En el café de los intelectuales
la cosa se estaba poniendo kafkiana
cuando pasó Carebandido y les dijo
que qué Gabo ni la gaver's
no ven que se ha muerto el man.
Cuál man cuál man
preguntaron los desenchufados
y carebandido
con esa dignidad característica
de los ladrones de barrio y los poetas
Cuál man más va a ser pues gil
habrá algún otro más bacán que Julio Jaramillo.

Las putas sacaban monedas de a Sucre
de sus chaucheras trasnochadas
y las metían en las ranuras de las Wurlitzer
para escuchar
"No puedo verte triste porque me mata
tu carita de pena, mi dulce amor"
Y comentaban
y algunas hasta lloraban
y el maricón Alfredo tenía que estarlas arriando
ya pues señoras a trabajar
déjense de pendejadas
ni que el hombre hubiera sido su marido.

Una zorra veterana bebía cerveza y recordaba
que ella lo había conocido
desde los tiempos
en que era camote de la Blanca Garzón
el mejor calzón
que había en esa época
por los cabareses de Guayaquil.

Los taxistas y las peroles
seres por los cuales uno puede enterarse
de casi todas las cosas de este mundo
seguían escuchando Radio Cristal
que había transmitido como un partido de fútbol
la muerte de Jota Jota
Con sus micrófonos instalados
directamente desde la clínica Dominguez
donde yace en el lecho del dolor
el único
el incomparable
el ahijado de car
el ídolo del pueblo
Julio Jaramillo.
La voz de Umovar
sinceramente conmovida,
pero rota por catorce horas seguidas
de darle y darle a la lengua en forma continuada
iba adquiriendo tonalidades deprimidas
y a ratos hasta dejaba botado el micrófono
para ir a tomarse una cerveza
o a comentar con otros locutores de la radio
las cosas del velorio.

Las cantinas estaban llenas
y había un clima como de alborozo trágico
como si una angustia jubilosa fuera tomándose las calles
subiéndose por los postes de alumbrado
reptando por los jardines de los parques
y trepando los árboles más altos
para desde ahí descolgarse
con todo su entusiasta dramatismo
sobre la ciudad acongojada
sorprendida
estupefacta
porque era que no se podía creer
porque aunque se sabía que estaba grave
que se iba a morir de todos modos
una sobrevivencia como ajena
nos había dado la nota de que la muerte no existía
de no pararle bola
de que lo único que tenía derecho entre nosotros
era la vida.

Dos días con sus noches lo velamos en el estadio.
De todas partes se venían
con mujeres
con hijos
desde Lomas de Sargentillo venían
desde Pechiche
de Vueltalarga venían
sólo para ver como cantaba de muerto.

Ríos de gente salían de los manglares
bajaban de los cerros rodando por el lodo
ensuciándose la ropa
perdiendo los zapatos
perdiéndolo todo
menos la firmeza de estar junto a él
en su última conquista
la de aquella tarde en que Dios que se le va ajumando
y el -zas- que se le va levantando a la muerte
para toda la vida.

Miles y miles de zambos
cholos
negras culonas
choros
putas
poetas
asesinos
deportistas
periodiqueros
sinvergüenzas
curas
sableadores
contrabandistas
alcahuetes
pesquisas
estibadores
betuneros
y maricas.
Gentes del pueblo arracimados en colas largas
como el destino
para tocar el cuerpo
persignarse
llorar a grito herido la huella de su ausencia.

Mónica se vino desde la yoni
para contarle después de muerto
todo lo que lo había querido.

Un borrachito
con una botella de trago en la mano temblorosa decía
ahora sólo nos queda Barcelona
ahora sólo nos queda Barcelona.

Ahora se va.
Va caminando lentamente como bandera extendida
entre los brazos de la gente
se va el zorzal
el lírico
el artista.
Se va el duro
el brava
el superbacán
el pinga de oro
el cantante más pesado que ha tenido el Ecuador
y el mundo
más claro ya
mucha nota con mi persona.

Ya resbala tiernamente el cadáver
abrumado de flores
y es como si los muelles
se hubieran puesto a toser señales
antiguas sirenas
cangrejos
pianos y manzanas.
La masa, desconcertada,
ebria de malas noches y de alcohol
se va raleando en grupos de a uno
de a cinco
de treintaidos.
Van buscando la calle estrangulada
que sienten medio enferma
como traspapelada entre las sombras
como sonámbula
como si fuera otra y no esta Guayaquil
la ciudad viuda y guáchara
que había perdido al mismo tiempo
su hijo
y su machuchín.

Fernando Artieda

Déjame...

Déjame...

Deja que tu piel me cuente
las historias que tus ojos 
se niegan a revelarme 
y que tu boca 
se niega a contarme.

Deja que en un segundo 
y los dos juntos contemplemos
lo divino de la noche blanca.

Deja que como buen concertista
mis dedos arranquen 
dulcemente de tu cuerpo
los gemidos de las notas del placer.

Déjame hundirme en ti
y llenarme y llenarte de mi y de ti.

Deja que seamos 
dos seres humanos imperfectos,
los dos juntos un ser divino terrenal
que la perfección sea alcanzada
por ese instante de sentir
que estamos juntos.
 




Noviembre, 2013

Me retracto de todo lo dicho - Nicanor Parra

Me retracto de todo lo dicho

Antes de despedirme
Tengo derecho a un último deseo:
Generoso lector
quema este libro
No representa lo que quise decir
A pesar de que fue escrito con sangre
No representa lo que quise decir.

Mi situación no puede ser más triste
Fui derrotado por mi propia sombra:
Las palabras se vengaron de mí.

Perdóname lector
Amistoso lector
Que no me pueda despedir de ti
Con un abrazo fiel:
Me despido de ti
con una triste sonrisa forzada.

Puede que yo no sea más que eso
pero oye mi última palabra:
Me retracto de todo lo dicho.
Con la mayor amargura del mundo
Me retracto de todo lo que he dicho.

Nicanor Parra

Extraña Risa - Elías Cedeño Jerves

Extraña Risa

Reí anoche, reí para aturdirme,
para engañar mi lóbrego fastidio
y una copa bebí para olvidarme
que inútilmente para nada lidio.

Y reía la anómala, imprecisa,
impersonal y turbia carcajada
de aquel en cuyos labios la sonrisa
en mueca se troncó desesperada.

Reía... cuando mis lágrimas pugnaban
por nublar mis pupilas orgullosas...,
y reí como ríen los felices
que en el alma no esconden cicatrices
ni han sufrido tragedias dolorosas!

Y reí esa risa cavernaria
que anhela ser caricia y es rugido
para engañar esta comedia diaria
que reclama la calma del olvido.

Mi risa fue un paréntesis piadoso
en esta lucha estúpida sin premio
donde no brilla nunca el alborozo
en el enfermo corazón del poeta,
neurótico y bohemio.

Elías Cedeño Jerves

Limpieza General - Euler Granda

LIMPIEZA GENERAL

De un puntapié
acabar con la ventana.
Desde el último piso
tirar el terno nuevo,
el nombre, la lascivia;
despojarme del ansia y los papeles;
arrojar a la calle
las mentiras,
las muelas que me sobran,
los amigos;
botar la basura
la calvicie
y por fin,
sin pagar el arriendo
sin avisar a nadie,
irme
donde me dejen ser
una página en limpio.

Euler Granda

Solo Ahora

Solo Ahora

Ahora que lanzó mi verso libre e inhumano
y más cercano a mi ser.
Ahora más que nunca.

Ahora que respiro por la herida abierta,
es el momento de las verdades,
de sincerarme.

Ahora que me siento tan pequeño
y capaz de llevarme el mundo por delante,
porque nada me interesa ni me importa.

Ahora que soy capaz de morirme
sin la dignidad de una tumba.

Ahora y solo por este momento
diré lo que siento a este gran silencio.

Ahora y solo por ahora
y por un segundo,
 te diré:

TE EXTRAÑO.




Para ti
Aunque nunca lo sepas

noviembre 05, 2013.

Declaración tardía

Declaración Tardía

A veces la palabra escrita es más fácil para decir cosas que el titubeo y los nervios no permiten expresar. No es la manera de decirlo, a pesar de ello y sus desventajas imaginaré que veo tu figura e intentaré hacerlo, aunque aún no tenga claro lo que escribo o por qué lo hago.

O tal vez para aclarar las circunstancias y revelar los desenlaces. No me gusta que lo dicho quede en el aire y tener que olvidarlo, y peor aun las cosas que he expresado, porque han sido mis ilusiones, mis deseos forjados en una persona tan especial y que van más allá de mí, es lo que siento.

No puedo soportar encontrarte y verte e imaginar que nunca dije nada. No puedo soportar mi comportamiento, y aún así lo hago.

Porque desde aquel día, te he pensado tanto, y ahora quiero resolver estas dudas simplemente con una inquietud, que creo queda sobreentendida. Si no la respondes, lo entenderé y veré nacer una amistad,  y daré muerte a la agonía de este sentimiento; si por lo contrario la respondes, solo tú podrás decirme porque.



Escrito en Marzo del 2009 
para una persona especial 
con quien no pudo ser.

Nunca más

Nunca más

Existen dos tipos de cegueras: 
aquella en la que nos tapan los ojos y 
aquella en la que los cerramos.

No más ojos cerrados
ni bocas calladas
ni manos caídas
ni mentes ociosas.

No más ojos vendados
ni bocas amordazadas
ni manos atadas
ni mentes idiotizadas.

2013.


Libros Origami

Libros Origami

Imagen tomada de Wikipedia.

Algunos libritos de Origami para aquellos que gustan de este increíble arte.

Robert  J. Lang

Otro Autores 

  • Przedmowa. Origami Papierowe Zoo. Mediafire

El juego en que andamos - Juan Gelman

El juego en que andamos

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.
Juan Gelman

Idilio Bobo - Ángel Felicísimo Rojas

Un Idilio Bobo

Esa temporada me dio un pesar. Hube de hacer disparates y trastornarme completamente. Odio ese recuerdo porque me estruja el corazón y me derrama la bilis en la sangre. Sin embargo, en los días en que quiero atormentarme, en que gozo la voluptuosidad dolorosa de remover las cicatrices, hago desfilar este pasado —que otros día temo— por delante de los ojos. Ahora vivo uno de estos ratos implacables en que soy el más tremendo enemigo de mis ridiculeces y me complace sufrir. Qué importa si esta confesión va a abrumarme de vergüenza; si Andrés Peña va a vomitar sobre sí mismo, sobre el propio Andrés Peña! Andrés Peña se permitirá el lujo —¡su único lujo!— de ser sincero, aun cuando se le encienda la cara.

Fue una norteamericana —Estado de Virginia, Richmond—. No la conocí nunca. Naturalmente. Yo vivía y estudiaba en el Colegio de Loja. Ella en Richmond. Estábamos separados miles y miles de  kilómetros que no los salvamos nunca. ¡Imposible! Y a pesar de ello, a pesar de que usted al oír esto creerá imposible ese amor, me he enamorado de ella como un perro. Todo por culpa de unas cartas de una refinada estupidez mía: Cuando cuento quién fue ella, nadie me cree, si me conoce.

Pero ella me quiso también, y eso lo juro. Y lo compruebo enseguida. Mire esto que tengo aquí: son sus cartas. No las rompo porque necesito hacer desaparecer la desconfianza que producen mis palabras en quienes me oyen. Necesito que se me crea capaz —yo, miserable figura— de encender un gran amor a través de algunos grados geográficos. Así, como suena: un gran amor. Le prometo enseñarle las cartas de ella. Se llamaba —no, se llama todavía— Jacqueline Arthur. Jacqueline... Nombre medio afrancesado creo, muy bonito ¿verdad?

Unos colegios norteamericanos se dirigieron al nuestro pidiendo direcciones de alumnos que estudiaran inglés para relacionarlos por correspondencia con alumnos norteamericanos, de preparación similar, que aprendieran español. En ello estoy de acuerdo con usted, se lo vuelvo a decir. Me ha hablado de las ventajas del sistema. El profesor de idiomas habló exactamente como usted, y yo fui un entusiasmado de aquél. Hubo cambio de direcciones, y me tocó escoger. No le habló de la vacilación, de la incertidumbre que se apodera de uno al revisar nombres entre quienes escoger. Al pasar los ojos por el papel, se quedaron en este: Jacqueline Arthur.. Nada, nada. Me gustaba el nombre. Este nombre de mujer me gustaba desde antes. Desde que en una película... Pero me estoy yendo a otra parte. Le decía, le estaba diciendo, que me gustaba, desde antes, este nombre de mujer.

Cursaba el segundo año de español. Llevaba yo cuatro años de estudiar inglés, sin entusiasmarse mucho por su aprendizaje. ¡Ahora comenzaba a palpar las ventajas del sistema!

Nos escribimos. Le hice unas frases en inglés y ella me respondió en español, en el español que puede escribir una muchacha que apenas lleva dos años de aprenderlo.

Fíjese en la primera carta. Observe ese tipo de letra. Ese es el estilo caligráfico, o mejor simplemente gráfico con que todo mundo escribe en los Estados Unidos. Letra "sin personalidad". Hacen la "n" como la "u" y ponen al pie de la firma ilegible el nombre y apellido escritos a máquina. Esto permite que se firme con un rasgo, con un garabato y que ese rasgo, ese garabato sean más rasgos, más garabatos que nunca.

Carta Primera

"Mr. Andrés Peña, etc.
Mi distinguido amigo:
Usted en el Colegio Nacional aprendiendo inglés? Yo desea entablar relaciones de amistad con usted. Vuestra letra es muy bella; mejor, mucho mejor que nuestra letra. En U.S.A. todo escribimos igual. Allá no. Linda letra allá.
Yo doy usted como es mi fisonomía y mi cuerpo. Yo tengo 16 años de edad. Yo tengo el cabello ondulante y blonde. Yo tengo color blanco y cara rosada. Soy alta. Tengo cinco pies y siete pulgadas alto.
Yo ama los deportes.  Yo juega tennis, juega natación y gusta el basketball . Yo tengo tennis buen profesor. Yo gané campeonato escolar en año pasado.
¿Usted juega los deportes?
Yo gustaría se sirva decirme cómo es usted.
¿Desea usted venir U.S.A.?
Yo desea venir Ecuador, pero temo calor. Yo deseo estudiar en mapa algo de su país, y en la geographia.
Sírvase usted contestarme primer correo.
Muy atenta y segura servidora,

(f.) Jacqueline Arthur".

Esta primera carta me interesó profundamente. En fin, no quiero cansarle diciéndole todo eso. Al esperar la segunda, luego la tercera... comprendí lo que me pasaba.

¿Qué era esa inquietud con que llevaba la cuenta de los días que demoraba el cambio de cartas entre Richmond, Virginia, Estados Unidos y Loja, Ecuador?

¿Qué era ese temor, esa nerviosidad con que salía disparado de mi tienda las noches de lunes de correo?

Allí, a las siete de la noche, se abrían unas ventanillas.

Sobre la plataforma, sebosa del roce de las manos, se recortaban una cara, unos hombros, un busto. Me acercaba temblando.

Mi nombre. Los ojos de la gente brillaban en la espera.

Así fue como empecé a vivir pendiente de esa ventanilla y cómo el correo adquiría para mí una importancia decisiva. La espera me volvía injusto, y rajaba del público de los apartados que tienen la comodidad de su llave y de recibir horas antes su correspondencia. ¿Por qué uno es tan desgraciado que no puede tomar un apartado de correos? Y me sentía más proletario que nunca. Esos ojos que ponía cuando llegaba mi letra! Y esa cara de súplica para que se me atienda de preferencia! Nunca, nunca me había humillado tanto!

Dígame ,señor, qué era ésto?

Amigo, era una fatalidad mía.

La otra carta, la segunda carta, era está:

Segunda Carta

"Mi querido amigo:
Recibí su carta en inglés. Ella tiene algunas faltas. Yo tengo también faltas cuando escribo. En verdad: yo repito a cada rato, "yo", "yo", "yo". No me olvido. También la conjugación española es muy difícil.
Mr. Andrés Peña: Ya estudié su país. Ecuador es país pequeño, con dos millones indios y doscientos mil blancos. Tiene puerto importante: Guayaquil. Tiene cacao. Tiene sombreros de "panamá". Cuando yo tomaba mi cacao he pensado en su país y en usted.
Sería muy bello un viaje de turismo por Ecuador. Dolores Costelo y John Barrymore visitaron su país. ¿Usted conoció estas dos stars? ¿Ha usted visto sus films?
A mí me encanta el cine. Yo quería ser star. Tengo amigos y amigos que trabajan en el cine. Mes pasado vino un star casa de mi padre. Dijo que era fotogénica, pero desgraciadamente no tengo buena voz.
Como usted quiere conocer mi fotografía, aquí le mando unas dos; Berta, mi pequeña hermana, hizo ambas. En el baño, yo soy la segunda izquierda. Otra, yo estoy sentada en los rieles del tren de mi padre.
¿Adivina usted por qué esta carta no tiene faltas? Hice un modelo y lo corrigió mi profesor de español.
James Brums se llama mi mejor amigo. Pero yo no lo quiero, como usted dice. El es amigo, nada más. Yo lo estimo a usted más, por su carta.
¿Usted cómo aprendió a decir "I love you" en inglés? Usted debe tener una chica allá a quien decir. Latinos son muy enamorados.
Espero su fotografía. 
Lo saluda atentamente.

(f.) Jacqueline Arthur".

Tercera Carta

"Mi querido Amigo:
Recibí su hermosa carta. Me gustó mucho. Yo enseñé mis amigas de la escuela. Gustó a ellas mucho. Yo le corregí algunas faltas, pero tiene menos faltas que la otra. Yo enseñé también a James y él se rió diciendo: tu amigo está enamorado usted. Yo dije: a James no importa eso.
Yo he tenido gusto que usted ofrece venir U.S.A Yo diré mi padre viene un amigo a visitarme del Sur. Yo tengo un Rolls-Royce, más elegante del lugar. Pasearemos en él amigo Andrés. Yo tengo muchas novedades que mostrarle. Usted hablará solamente inglés. Yo hablaré solamente español.
Yo pienso mucho en usted. ¿Cómo será mi amigo de América Latina? ¿Será muy alto? ¿Será rubio? ¿Tendrá ojos negros? Yo tengo ojos verdes. Gustaría que usted tenga ojos negros Le enseño una cosa; no escribo mucho "yo", "yo", "yo"
¿Usted es fotogénico? ¿Tiene buena voz? Ruego de nuevo enviarme fotografía. ¿Qué le parece usted si filmáramos juntos una película? Yo podría facilitar entrada de usted en el cine. Latinos son buenos artistas. Usted dice que más alto que Navarro.
Yo le espero usted en agosto. Tendría mucho gusto en recibirle.
Amigo Andrés: yo no he querido nadie todavía. Usted es muy celoso. No James ni Profesor de español. Profesor es de edad y está casado.
Yo soy muy celosa también. No quiero que usted se enamore de ninguna mujer.
Reciba usted recuerdos.

(f.) Jacqueline Arthur".

Bueno, amigo. No le enseño las dos restantes. Menos la última. Había allí un gran amor. ¿Me lo creerá usted?

He aquí lo que estas cartas me hicieron deducir:
  1. Jacqueline Arthur tenía dieciséis años, bucles rubios y era muy bella.
  2. Tenía una afición desmedida por el cine.
  3. Era millonaria.
  4. Me quería.
Esto último ya lo cree usted también conmigo ¿Verdad? De otro modo, fácil es comprender que no se habría interesado tanto por mí. Menos perfeccionando día y noche su español para escribirme. Fuera de eso, y en las últimas cartas, no habría llegado a escribirlas sin atreverse a hacérselas corregir por su Profesor de español. ¡Tanta pasión rebosaban!

Ahora considere si yo podía interesar a nadie. Estúdieme, mire el original, ¿Qué iba a hacer yo?...

...Maquiné infernalmente. Al estallar la bomba, hasta mi llegaron los efectos, produciéndome una terrible crisis sentimental. Era esto muy justo. Usted lo reconoce. Era muy justo.

Cuando vi su retrato, y su cuerpo maravilloso, y sus bucles dorados, y su cara perfecta, y sus ojos claros y supe que tenía un padre millonario, autos de lujo, explotación de trenes propia y exportación de pinos de Oregón, y había pretensiones de estrellas de cine de por medio, y vi por otra parte quien era yo, el demonio se apoderó de mí.

Le mentí cosas inauditas. Tenía insomnios. Usted sabe lo que son los insomnios. Usted ha sufrido alguna vez de insomnio y ha sentido su feroz maltrato. Ocurre que a uno se le exacerban morbosamente las facultades intelectuales, y sobre todo se excita atrozmente la imaginación, la fantasía. Se trabaja con una lucidez enferma y el corazón temblando, sobresaltado. Una lógica de otra tensión vital desde luego, una lógica a base de grandes descargas... Bueno... Yo tengo este efecto, esta tremenda desgracia. Decir defecto no estaría bien.

Y en mis insomnios —duro colchón de paja y orejas encendidas— imaginaba de mí muchas cosas. Que se las decía después a Jacqueline.

Le ofrecí ir a verla en vacaciones, recorriendo los miles y miles de kilómetros que nos separaban, a pesar de que no tengo un centavo; le dije ser propietario de grandes plantaciones de cacao en la costa y ni sé decirle cómo será la costa!, le dije se me enviaría a perfeccionar los estudios en Alemania, yo, tan mal escolar, que ha ganado los años a duras penas, miserablemente; y —como el débil de ella era el cine— le dije que me gustaría ser galán de cine, hablándole de mis aptitudes para ello. Yo era un atleta, tenía voz de tenor y una magnífica figura! ¡Ya la conocería por la foto a enviarle dentro de pocos días! En fin, le confesé mi amor —no se me ría en la cara—. Ella también me confesó el suyo. No sólo por alusiones vagas: explícitamente.

Y la millonaria de dieciséis años a quien nunca veré me creyó todo, todo, y le metí un fuerte amor en ese pecho que jamás había sufrido una sola amargura.

Esta era mi venganza. La venganza de mi clase proletaria contra la suya, que tiene a sus pies el mundo y que, sobre todo, siempre tiene qué comer!.

¡Esta era mi venganza, esta era mi venganza! 

Algo había que ensombrecía su existencia, que se le atravesaba en el camino: su ambición —insatisfecha— de ser estrella de cine. Desde el principio descubrí su punto vulnerable! Por ahí podía encadenarla. Yo sería galán de cine; iríamos a trabajar juntos...

¡Me esperaba, escribiría su última carta a escondidas del profesor de español!

Le daban rubor sus malas frases encendidas!

¡La venganza, la venganza!
¡Sufre alguna vez, mujer bella y millonaria! ¡Sufre al ver que el ídolo que fabricaron tus fantasías sólo fuera un estudiante en la miseria! ¡Sufre alguna vez! No sólo será la madre que debe comprarle zapatos a uno y no tiene cómo. No sólo llorará Andrés Peña cuando la vida le niegue un mendrugo, o le estruje las narices —a la vuelta de una esquina— a la esperanza de algún sueldo de hambre.

Ahora te decía la verdad. Te decía quién soy, Jacqueline, Jacqueline, Jacqueline...! ¡Y entonces tú, Jacqueline, ya no me escribiste más!

Podría también jurar que Jacqueline lloró. Con mi última carta, la carta sincera que borraba todo mi engaño anterior, le mandé mi fiel fotografía. Con este mi vestido de dril, medio apretado ya, mis zapatos con media suela, mi pobre cara, y estas manos feas, largas y nudosas que no sé donde esconder.

La carta era cínica, completamente cínica. Se lo dije todo, todo. La mejor prueba era mi fotografía. ¿No iba a llorar de rabia?

Habría tenido que expulsar esa imagen de hombre adorado, de galán de cine, de chico "bien" que le hice creer que era. Estaría abrumada con lo brutalmente prosaico que resultaba hacerla edificarse un castillo y destruírselo así. Fui un perro, lo conozco. Y eso de orinarse sobre su mejor ilusión fue una canallada. Culpa era de mis insomnios. Yo tengo terror a mis insomnios. Ellos siempre me hacen su víctima, son implacables.

Me sonroja recordarlo. Da muy mala idea de mí, y siento que la había querido, que la había querido y que fui una bestia.

Una bestia tragicómica, un perro enamorado de la luna, que alcanzó a darle una dentellada! Y en medio del dolor de recordar esto, me cabe una alegría satánica:

A esa mujer separada por un abismo de mí, a esa mujer a quien jamás pudiera hacer mía, yo, Andrés Peña, débil, insignificante y oscuro —desde miles y miles de kilómetros de distancia— le trastorné la vida, le envenené la vida. La hice que me quiera, que me adore, y luego que me odie, que me escupa.

Por eso digo: a esa mujer lejana, inaccesible, lunar, le alcancé yo a dar una dentellada, le probé la sangre. ¡Jacqueline, Jacqueline, Jacqueline...! Me gusta aún endulzar mi boca amarga con su nombre, me gusta paladearlo largamente. Y en mis insomnios... Pero basta.

Y volviendo al asunto que usted me decía: "Sí. Creo en la eficacia del aprendizaje de idiomas por correspondencia". Usted tiene razón.
Ángel F. Rojas

Espantapájaros - 1 - Oliverio Girondo

1

No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero,
al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco
o con un aliento insecticida.

Soy perfectamente capaz de soportarles
una nariz que sacaría el primer premio
en una exposición de zanahorias;
¡pero eso sí! y en esto soy irreductible
no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar.
Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!

Ésta fue y no otra la razón de que me enamorase,
tan locamente, de María Luisa.
¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos?
¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo
y sus miradas de pronóstico reservado?

¡María Luisa era una verdadera pluma!
Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina,
volaba del comedor a la despensa.
Volando me preparaba el baño, la camisa.
Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...
¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando,
de algún paseo por los alrededores!

Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado.
"¡María Luisa! ¡María Luisa!"... y a los pocos segundos,
ya me abrazaba con sus piernas de pluma,
para llevarme, volando, a cualquier parte.
Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia
que nos aproximaba al paraíso;
durante horas enteras nos anidábamos en una nube,
como dos ángeles, y de repente,
en tirabuzón, en hoja muerta,
el aterrizaje forzoso de un espasmo.

¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera...,
aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas!
¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes...
la de pasarse las noches de un solo vuelo!
Después de conocer una mujer etérea,
¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre?

¿Verdad que no hay diferencia sustancial
entre vivir con una vaca o con una mujer
que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?
Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender
la seducción de una mujer pedestre,
y por más empeño que ponga en concebirlo,
no me es posible ni tan siquiera imaginar
que pueda hacerse el amor más que volando.

Espantapájaros,
Oliverio Girondo.

Táctica y Estrategia - Mario Benedetti

Táctica y Estrategia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.
Mario Benedetti

Acordes Menores: Posiciones Equivalentes en Todo el Brazo de la Guitarra

Acordes Menores: Posiciones Equivalentes en todo el Brazo de la Guitarra

Aquí les dejo con un pequeño método para poder ubicar acordes equivalentes en todo el brazo de la guitarra. Eligen cualquiera de los cinco acordes del círculo, ubican la ceja donde se indica y colocan el siguiente acorde según el círculo y así sucesivamente.


Espero curarme de ti - Jaime Sabines

Espero curarme de ti

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte.
Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.
¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante.
En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego.
Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio.
Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.
Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama.
Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?»,
«se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).
Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo.
Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto.
Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.
Jaime Sabines

Palabras - Mario Benedetti

Las Palabras

No me gaste las palabras
no cambie el significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro.

Si usted habla de progreso
nada más que por hablar
mire que todos sabemos
que adelante no es atrás.

Sí esta en contra de la violencia
pero nos apunta bien,
si la violencia va y vuelve
no se me queje después.

Si usted pide garantías
solo para su corral
mire que el pueblo conoce
lo que hay que garantizar.

No me gaste las palabras
no cambie su significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro.

Si habla de paz pero tiene
costumbre de torturar
mire que hay para ese vicio
una cura radical.

Si escribe Reforma Agraria
pero solo en el papel
mire que si el pueblo avanza
la tierra viene con él.

Si esta entregando el país
y habla de soberanía
quien va a dudar que Usted es
Soberana Porquería.

No me gaste las palabras
no cambie su significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro.

No me ensucie las palabras
no les quite su sabor
y límpiese bien la boca
si dice Revolución.
Mario Benedetti

Acordes Mayores: Posiciones Equivalentes en todo el Brazo de la Guitarra

Acordes Mayores: Posiciones Equivalentes en todo el Brazo de la Guitarra

Aquí les dejo con un pequeño método para poder ubicar acordes equivalentes en todo el brazo de la guitarra. Eligen cualquiera de los cinco acordes del círculo, ubican la ceja donde se indica y colocan el siguiente acorde según el círculo y así sucesivamente.


Darío Fo - Libros

Darío Fo - Libros


No soy bueno para escribir reseñas ni nada que se le parezca, así que sin más que decir aquí les dejo unos libros del gran Darío Fo en formato pdf para que los evalúen ustedes mismos.

  • Muerte Accidental de un Anarquista. Mediafire.
  • Ocho monólogos con Franca Rame. Mediafire.

Si desean todos los libros comprimidos aquí.

Actualización:
Aquí les dejo un enlace para leer los libros de Darío Fo en formato de libro electrónico Epub. Clic Aquí.


Canción Olvidada

Canción olvidada

"No es justo tanta pena por el pan."

 Esta canción mía donde está
vieja y olvidada sin pensar
que fue de las añoranzas del ayer
que fue de mi pueblo y su fe.

Donde está la vida que dejé
donde está mi amada y su amor
donde están las rosas que planté
que eran esperanza y son dolor.

Quién cuenta de mi madre y su pesar
de su largas noches de velar
soñando en el futuro de los dos
rezando por mi pronto retornar.

Vuelven mis pasos a caminar
sobre la tierra en que algún día crecí
Vuelven mis manos a trabajar
luchando por este nuevo vivir.


Enero 28 / 2013

Destino del Canto - Atahualpa Yupanqui

Destino del Canto

Nada resulta superior al destino del canto.
Ninguna fuerza abatirá tus sueños.
Porque ellos se nutren con su propia luz,
se alimentan de su propia pasión...
Renacen cada día, para ser.

Sí, la tierra señala a sus elegidos.
El alma de la tierra, como una sombra,
sigue a los seres indicados
para traducirla en la esperanza,
en la pena, en la soledad.

Si tú eres el elegido.
Si has sentido el reclamo de la tierra,
si comprendes su sombra,
te espera una tremenda responsabilidad.

Puede perseguirte la adversidad,
aquejarte el mal físico,
empobrecerte el medio,
desconocerte el mundo.

Pueden burlarse y negarte los otros...
Pero es inútil...,
nada apagará la lumbre de tu antorcha,
porque no es sólo tuya.
Es de la tierra, que te ha señalado.
Y te ha señalado para tu sacrificio, no para tu vanidad.

La luz que alumbra el corazón del artista
es una lámpara milagrosa que el pueblo usa
para encontrar la belleza en el camino,
la soledad, el miedo, el amor y la muerte.

Si tú no crees en tu pueblo,
si no amas, ni esperas, ni sufres,
ni gozas con tu pueblo,
no alcanzarás a traducirlo nunca.

Escribirás, acaso, tu drama de hombre huraño,
Solo sin soledad...
Cantarás tu extravío lejos de la grey,
pero tu grito será un grito solamente tuyo,
que nadie podrá ya entender.

Sí, la tierra señala a sus elegidos.
Y al llegar el final, tendrán su premio,
nadie los nombrará, Serán lo anónimo,
Pero ninguna tumba guardará su canto...


Atahualpa Yupanqui

Compañera

Compañera

Tu pequeña flor de mi ayer
pequeña luz que busqué
en la mi esperanza de mi nuevo ser.

Acompáñame a la libertad
de soñar y volar
en un mundo mejor
donde podamos al fin descansar
de la lucha por el amor.

Acompáñame a la nueva canción.
que despierte en los dos
en el deseo y la lucha
de un mundo mejor.

Compañera de vida
de dulce alegría
descansa en mi pecho
tus lágrimas de dolor.

Consuela en tus manos
extiende tus lazos
que por tus ojos
soporto el peso de mi rencor.

Que por esta tierna semilla
que depositamos
entre nuestros labios
al fin la esperanza ya germinó.

Junio 17 / 2013

La Bondad - Pablo Neruda

La Bondad

Endurezcamos la bondad, amigos. Ella es también bondadosa, la cuchillada que hace saltar la roedumbre y los gusanos: es también bondadosa la llama en las selvas incendiándose para que rajen la tierra los arados bondadosos.

Endurezcamos nuestra bondad, amigos. Ya no hay pusilánime de ojos aguados y palabras blandas, ya no hay cretino de soterrada intención y gesto condescendiente que no lleve la bondad, por vosotros otorgada, como una puerta cerrada a toda penetración de nuestro examen. Ved que necesitamos que sean llamados buenos los de recto corazón, y los no doblegados, y los sumisos.

Ved que la palabra va haciéndose acogedora de las más viles complicidades, y confesad que la bondad de vuestras palabras fue siempre —o casi siempre— mentirosa. Alguna vez hay que dejar de mentir ya que, a fin de cuentas, sólo de nosotros dependemos y siempre estamos remordiéndonos a solas de nuestra falsedad, y viviendo así encerrados en nosotros mismos entre las paredes de nuestra astuta estupidez.

Los buenos serán los que más pronto se liberen de esta mentira pavorosa y sepan decir su bondad endurecida contra  todo aquel que se la merezca. Bondad que marcha, no con alguien, sino contra alguien. Bondad que no soba ni lame, sino que desentraña y pelea porque es el arma misma de la vida.

Y así sólo serán llamados buenos los de derecho corazón, los no doblegados, los insumisos, los mejores. Ellos reivindicarán la bondad podrida por tanta bajeza, ellos serán el brazo de la vida y los ricos de espíritu. Y de ellos, sólo de ellos, será el reino de la tierra.

Pablo Neruda.

Para Nacer he Nacido.
Cuaderno 1, 
Es muy temprano.

Profeta-niño-loco - Tomás Aguilar

Profeta - niño - loco

"todavía la infancia anda remolineando por tus 
bronquios tus encías tus páncreas tus rodillas 
no se decide a abandonarte así no más".
(Mario Benedetti. "el cumpleaños de juan ángel")

La tarde se ha hecho corta hablando de vos; mi mujer piensa que tampoco hoy vendrás a merendar con nosotros; yo creo que sí: los dos te extrañamos tanto; ella dice que en ti hay algo del hijo que soñamos y que nunca tuvimos; yo le digo que nuestro cariño hacia vos se parece a todo y es diferente a todo; verás, es un poco tonto, tiene casi mi edad y eternamente niño; quizá te reirás, pero pasa que a veces se me ocurre pensar que sois ese hijo perdido, uno que vos sabes llevaría tu nombre y al que amarías como amas a los otros niños; tu amistad con ellos será porque las inocencias se buscan o porque tu miedo necesita una sonrisa pura, no sé pero en ti miro al niño que todos llevamos dentro. Cuando llegas cantando una canción y sonriendo, hablando de un último libro que es genial, y de tantas cosas a la vez: de volver a estudiar y de tus sueños, de la última canallada de un ministro o de la estupidez y la ignorancia de un profesor universitario; de los camaradas del partido o de aquel poeta de la mano quebrada, de serpientes y de enanos o de alguna aventura sin fin con una dama santa; de la última borrachera y el primer chuchaqui o simplemente de toda la gente y de toda la vida; la noche se hace bella y en nuestra casa hay fiesta.

Pero, a veces también, cuando te encuentro en la calle caminando tambaleante y bebido, con el corazón sublevado, huyendo de las inmundicias del mundo y perdido en ellas; escondiéndote detrás de las brumas de tus pensamientos de ebrio, imaginando cosas absurdas, riendo y sufriendo, queriendo mirar con odio, con la apagada luz de una mirada inofensiva, me duele mi sangre, me conmueve tu dolor y quiero justificarte todo y comprenderte; ya ves, hasta tu ebriedad se parece a ratos a las travesuras de un niño. Querido amigo-hermano-hijo-poeta sin motivo-profeta-ebrio-niño loco!. Es penoso mirarte así, es duro, es como contemplar la agonía de un niño y me lastima que digan de ti: fue un borracho que pasó, un ebrio que grita enojado, una mala visión; que digan que te metes con mil diablos, que vas por el mundo condenado, alborotado, vagando; que les fastidias, que les jodes mucho, que sois un desperdiciado (porque no ocupas tu tiempo en robar como ellos), que huyan de ti. ¡Qué saben ellos! Si te envidian, si te han plagiado, te han robado, si alguno hasta te odia, porque le has humillado. ¡Hermano y gran amigo mío!. Después, es como si volvieses de una larga y terrible ausencia, como si retornases al niño (viajero fiel, ¡nunca vas muy lejos!); es como si descubridor de tanta pesadilla, te despertases fatigado, alucinado, humillado, atormentado, pero también resucitado, reconciliado, iluminado, exaltado; prometiendo tantas cosas dices: ¡nunca más!, me imagino entonces que estás en la mitad de una avenida azul, pretendiendo con gesto derrotado y vano detener un horrible tránsito; buscando las líneas divisorias entre las tinieblas y la luz, sin darte cuenta que caminas sobre ella ¡equilibrista fantasma de una cuerda invisible!. Pero, ¿a qué seguir hablando de todo ello? Estás otra vez aquí y todos estamos contentos; acércate por favor querido hermano, de la cocina nos llega un olor a infancia, mi mujer está preparando las cosas que más te agradan, ella dudaba que vendrías, pero igual los dos te esperábamos. Observa bien: la casa tiene ese olor de intimidad que nos gusta, las ventanas tienen cortinas nuevas, el piso está encerado, hasta hemos colocado flores; pero despistado, no te has fijado en nada, solo miras los últimos libros que he comprado, los comentas como si ya los hubieras leído y, después, yo sé que te los irás llevando sin pedirlos. Está bien a ti te pertenecen todos los libros. Ahora háblame de tus cosas; cuéntame de esa culebra alada y el rinoceronte enano, de los caballos locos que sientes cabalgar en las sienes, de ese poeta bobo que se cayó en el pozo, o de ese ratoncito blanco —que también era poeta— que en algún chuchaqui negro viste como se estranguló en sus patas o de esa dama que te amó y se perdió en el arco iris, hablemos de algún instante eterno, del infinito, de la semana santa. Es cierto, nos haría bien caminar, quizá en alguna cantina nos olvidaríamos del mundo o lo salvaríamos, reiríamos de los mil y un cachos de aquel marido obvio, de las travesuras del presidente ebrio que se orinó en la cama, de la beata que en noches de luna escalaba la pared de la casa de un cura; recordaríamos la máquina de Ríver, los gauchos de Boedo, cantaríamos la internacional, jugarías con las palabras, los temas y las ansias; mas, después, sólo nos quedaría un amargo sabor en los labios y en el alma. Por eso, deja, aquí se está muy bien, no hay ruidos, sigamos en la tranquilidad de esta sala, pero, ¿por qué no ríes y alborotas? ¿Por qué esa mirada ausente? ¿Qué pensamientos tristes, qué secretos y misteriosos asuntos te ensombrecen esta noche? ¿Qué antigua soledad te duele? ¿Qué Dios amargo te sonríe? No te dejes abatir y sueña. sigue soñando que sueñas niño soñador, deja las cosas como están, no hagas nada, vuelve a ser ese poeta sin palabras que observa crecer el río,vuelve a ser el profeta sin anuncios angustiado y risueño en cualquier esquina de este mísero mundo, deja ese gesto asustado de niño sorprendido en la falta... Afuera hace frío, el café negro que tanto te gusta está ya helado y espera; olvida tus temores, retorna con tu ternura, tus bromas, tus bellas mentiras y, sobre todo, olvida por favor, como lo hacemos nosotros, que las campanas de una iglesia se equivocaron —hace una semana, un mes, un año, un siglo— invitando a tus funerales... No he visto, tu cadáver, me niego a aceptar que estés muerto, además los puros como tú no mueren nunca: ¡VIAJAN!

Tomás Aguilar

Viceversa - Mario Benedetti

 Viceversa


Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte.

Tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte.

Tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oírte.

O sea,
resumiendo
estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.

Mario Benedetti

Incertidumbre

Incertidumbre

Hola ¿cómo estás?
un beso faltará
¿qué has hecho?
silencio escucharás.

Y te tomo
¿qué harás?
pasos leves
hablamos más.

¿Te acompaño?
no te quiero dejar
un beso en la mejilla
el adiós sentirás
¿pero nos veremos?
te extraño desde ya.

Y en mis horas
soledad te llamarás
no duermo
pienso si me extrañarás
creo que te amo
¿también  me amarás?

No te encuentro
¿dónde vas?
mi corazón reprochará,
tu suave voz
solo tú me calmarás.

Por ti preguntaré
¿un sueño serás?
te espero
en la distancia estás.

Y de nuevo 
melancolía verás
en estos ojos
que no se saben explicar
si te amaré
si me amarás.

Hoy te lo diré
¿lo imaginarás?
y te busto
en mí estás
pero dudo
¿me comprenderás?

Y con la brisa
las palabras vivirán
me sonríes
dudo más
ahora sé que te amo
no lo puedo negar.

2005

¿Qué putas puedo? - Jaime Sabines

¿Qué putas puedo?

¿Qué putas puedo hacer con mi rodilla,
con mi pierna tan larga y tan flaca,
con mis brazos, con mi lengua,
con mis flacos ojos?

¿Qué puedo hacer en este remolino
de imbéciles de buena voluntad?
¿Qué puedo con inteligentes podridos
y con dulces niñas que no quieren hombre sino poesía?

¿Qué puedo entre los poetas uniformados
por la academia o por el comunismo?
¿Qué, entre vendedores o políticos
o pastores de almas?

¿Qué putas puedo hacer, Tarumba,
si no soy santo, ni héroe, ni bandido,
ni adorador del arte,
ni boticario,
ni rebelde?

¿Qué puedo hacer si puedo hacerlo todo
y no tengo ganas sino de mirar y mirar?
Jaime Sabines

Unas Coplitas

Unas Coplitas

Hay en la villita de mi amor
se perdió un corazón
ay eso me pasa solo a mí
ay por andar de picaflor.

Vamos vidita vamos de aquí
a compartir nuestro gran amor
que si tu me quieres solo a mí
yo te quiero con mas razón/ yo te entrego mi corazón.

Ay mi vida me dices que sí
Ay cariño me dices que no
Ay decídete de una vez
o con la María me voy yo.

Hay esos ojitos bandidos
que se me quieren esconder
tras las enaguas de su mamá
quién sabe donde se dejan ver.

Ay cariño me dices que sí
te entrego mi corazón
Ay si vida me dices que no
el alma se me parte en dos.

Tus Ojos

Ay niña tus ojos

No sé si esta pena 
es tuya mía o compartida.
No sé si los rencores
pasados fueron perdonados.

Ay mujer de arena
solo recuerdo tus ojos de sol
y tu mirada de miel.

Todo recuerdo me lleva a tus ojos
esa noche y tus ojos,
tu vientre y tus ojos,
los gemidos y tus ojos.

Tu belleza maléficamente
diseñada por la naturaleza
para tus ojos
tus mejillas y tus ojos,
tus labios y tus ojos,
tu cabello y tus ojos,
tu sonrisa y tus ojos.

No sé por que no guardo 
otro recuerdo más de ti.
No sé por que el tormento
infligido.

Tal vez porque fue 
lo último que vi
antes de cerrar los míos
para siempre.

Agosto 14 / 2013

Herramientas informáticas para músicos aficionados

Herramientas informáticas para músicos aficionados

Este es un listado de algunas aplicaciones que he tenido la oportunidad de probar personalmente o algunas que uso continuamente en esta afición por la música. Cada vez que pueda o encuentre alguna nueva iré actualizando la lista. Sin más que adjuntar les dejo el listado con una breve descripción y el enlace respectivo para su descarga.

Herramientas para PC de Escritorio o Laptop

Afinador: Lingot

Afinador Cromático por supuesto Software Libre. Sitio Oficial para Descarga.

Edición de Partituras: Guitar Pro 5.2

Quién no conoce al famosísimo Editor de Partituras de Guitarra Guitar Pro. No creo que debería decir más pero por las dudas: además de permitirte crear partituras y tabs para guitarra, es útil para todo tipo de cuerdas pudiendo ser configurado en tonos para Charango, Bandolín, Cuatro, Mandolina adicionalmente sirve para extraer acordes de diferentes tipos de cuerdas; y con las extensiones RSE (Realistic sound Extension) se puede escuchar todo tipo de timbre de diferentes instrumentos. Permite exportación de partituras a PDF, Midi, BMP, etc. Mediafire

Metrónomo: Fine Metronome

Genial para controlar el tiempo y compás en tus interpretaciones. Altamente configurable en ritmos y tiempos. Mediafire

Editor y Grabador de Audio: Audacity

Otro programita en Software Libre con varias funciones que te permitirá grabar y editar pistas a modo de estudio musical básico. Sitio Oficial para Descarga

Gestor de Letras y Acordes: OpenSong

Software Libre que te permite tener tu propio LaCuerda.Net en tu computador, permite subir y bajar tonos a las canciones, clasificarlas en carpetas, crear presentaciones, exportarlas a páginas html entre otras opciones. En resumen gestionar tu propio cancionero casero. Sitio Oficial para Descarga.

Herramientas para dispositivos Móviles

Gestor de Letras y Acordes: Open Song Tablet

Increíble aplicación, como el nombre lo indica tiene que ver con la aplicación mencionada anteriormente para un ambiente de Escritorio (Open Song) pero esta corre sobre dispositivos Android, asi que puedes llevar todo tu cancionero en la palma de tu mano puedes exportar tus canciones hacia tu ambiente de escritorio y viceversa, editarlas y sincronizarlas para un almacenamiento en la nube, entre otras utilidades. Enlace en Google Play para su descarga. Site Oficial de la App.

Afinador Cromático: DaTuner Lite

Afinador Cromático simple para todo tipo de instumentos. Contiene todo lo básico para afinar tu instrumento con tu dispositivo móvil, disponible en el Enlace de Google Play.


Manuales Quena

Manuales de Quena

Imagen tomada de Wikipedia

Bueno como ya les traje unos Manuales para Charango y unos Manuales para algunos Instrumentos Latinoamericanos, le llegó la hora a las quenas. Y aquí les van.

  • Método de Quena de Raymond Thevenot. Mediafire.
  • Método de Quena Fácil de Ricardo Chávez Ferrer. Mediafire
  • Método de Quena de Ernesto Cavour. Mediafire
  • Aprendiendo a Tocar la Quena de Romero Baltazar Arteaga. Mediafire

Y por supuesto la yapa: Un Mini Cancionero para acompañamiento con cuerdas de algunas canciones andinas. Mediafire

Y un video práctico que encontré en Youtube para aprender la correcta forma de respirar y soplar en la quena practicando las octavas. 


Mi Tierra

Mi Tierra


Mis manos mis dedos son de cuerdas
mis pulmones del viento de mi quena
mi corazón acompasa el latido del bombo
y de mis pasos que se juntan con la tierra.

Mi raza esta hecha de canciones
que alegran y recuerdan su inmensidad
por eso yo no me canso de cantar
de lanzar como los pajarillos trinos al cielo
en mil cantos de libertad.

El claro viento q sopla de mis pulmones
hace a la quena resonar escondida
entre los montes donde las chakchas se agitan
recordando mi destino y la vida que palpita.

Mil cantos y mil voces de mil reinos pasados
se juntan en los bosques, en los ríos y los lagos
donde descansan los sueños de mis abuelos
que ahora surgen y renacen en mi canto.

Métodos de Varios Instrumentos Latinoamericanos

Métodos de Varios Instrumentos Latinoamericanos

 Bandolín

  • Acordes Tres Primeras Cuerdas. MediaFire
  • Acordes Comunes. MediaFire
  • Historia del Bandolín incluido distintas afinaciones. MediaFire

Bombo

  • Método de Bombo de Guitarra Fácil. MediaFire

Congas o Tumbadoras

  • Método de Congas de Daniel Mele. MediaFire

Cuatro

  • Método de Cuatro de Guitarra Fácil 1-2-3. MediaFire

Siku (Zampoña)

  • Método de Zampoña de Ernesto Cavour. MediaFire
  • Sitio web de Tablaturas para Siku. Zamponota
  • Otro sitio web para Tablaturas de Zampoña. ZampoMusic
  • Partituras para Siku y Quena en Facebook. Enlace

Prontuario de Cuerdas

  • Prontuario de Cuatro, Charango, Guitarra, Bandolín, Mandolina y Tiple. MediaFire

Estudio de Instrumentos Andinos

Por último recomiendo este sitio web con una amplia gama de historia, organología, construcción, afinaciones y más de varios tipos de instrumentos andinos incluyendo quenas, antaras, charangos, guitarras, tarkas, tiples, arpas, etc. PacoWeb.net
Subir a Inicio