¿Vacaciones?

¿Vacaciones?

Tres meses de cebada
para remojar las penas
y de cigarrillos para esparcir
los recuerdos y el presente en su vaho.

Tres meses de ver volar
mujeres de brazo en brazo
de labio en labio
de pierna en pierna.

Tres meses de semana de tres días
de juergas y música imparable.

Tres meses, a dos semanas
de conocer su ojos de constelación
inmensos y brillantes, que te obligan
a perderte en su profundidad.

Tres meses, apenas unos días
del pez que recorre en círculos tu cintura
y descansa en tu muslo y tu cadera.

Tres meses de la llegada de las nuevas en cada luna
de las reencontradas en los bares
de las recordadas en cada cerveza.
De las que se ganan y de las que no,
un pedacito sincero de memoria
a la huella de la noche.

Tres meses en busca de nuevas huecas
de nuevos y viejos amores
pero sobre todo de compartir
la dicha del viento
en la música de las montañas.

Tres meses de compartir locuras
con el "No ya no. nunca más"
y el que "No perdona ni una".

Tres meses con sus semanas y sus días
que no se volverán a repetir
queridos hermanos y amigos.

Por que la vida
te da sus golpes (bajos)
pero lo bailado y lo comido
no te lo quita nadie (chulla vida carajo).
Quien sabe si quizá de nuevo
en el corto tiempo de tres meses
nos comemos o nos come
este mundo desgraciado.





29 de septiembre, 2014.
Inicio de Clases 
de la Politécnica Nacional.

Envío... por ti

Envío... por ti

Necesito de tu abrazo
y tus caricias en mi cabeza.
Te envío un abrazo
codificado en mis besos.
Te envío mis besos
con un te amo y un te quiero.
Te envío consuelo
y mi triste fortaleza
de noches, cigarrillos
y juergas por ti.

Te envío mi locura
y mi desosegada esperanza
por que mi fe se la llevó
tu dios hace tiempo, por ti.
Te envío nuestros recuerdos
el primer paso, las mascotas, los viajes,
las mudanzas, los parques y la bicicleta
y mis insomnios de nuevo por ti.

Te rememoro y te envío tu lucha
y como nunca nos dejamos caer.
Te envío las anochecidas grises
en que fui la razón de tu espera
y aquellas en que me acompañaste y te acompañé
y las madrugadas en que luchábamos
juntos con mi padre
de nuevo por ti y mis hermanos.

Te envío los dolores de la familia
pero también sus alegrías
principalmente porque por ti
fueron gran parte de ellas.
Te envío mi soledad
y los desazones de la separación pasada.

Y te envío una canción
en las noches de serenata por ti
junto con un retrato
dibujado en tu luna y tu sol
para que te persiga y te cante
de noche, de día, de madrugada
recordándote cuanto es
el inmenso amor que te profesamos.

Te envío las promesas
y mis obligaciones futuras
aceptadas con gusto y dicha
por ti, por mi padre, por mi familia
por mis hermanos.

Y por ti que envío
un grito al cielo, al vacío
que si pudiera mi vida
la cambiaría por la tuya.
Todo por ti, por ti
y solo y nada y nadie más que por ti
mi madre flor querida.





15 de septiembre, 2014.

Me gritaron Negra - Victoria Santa Cruz

Me gritaron Negra



Tenía siete años apenas,
¡Qué siete años!
¡No llegaba a cinco siquiera!
De pronto unas voces en la calle
me gritaron ¡Negra!

¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!

“¿Soy acaso negra?”- me dije
¡SÍ!

“¿Qué cosa es ser negra?”
¡Negra!

Y yo no sabía la triste verdad que aquello escondía.
¡Negra!

Y me sentí negra,
¡Negra!

Como ellos decían
¡Negra!

Y retrocedí
¡Negra!

Como ellos querían
¡Negra!

Y odie mis cabellos y mis labios gruesos
y mire apenada mi carne tostada

Y retrocedí
¡Negra!

Y retrocedí . . .
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Neeegra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!

Y pasaba el tiempo,
y siempre amargada
Seguía llevando a mi espalda
mi pesada carga
¡Y cómo pesaba!…

Me alacié el cabello,
me polvee la cara,
y entre mis entrañas siempre resonaba la misma palabra

¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Neeegra!

Hasta que un día que retrocedía , retrocedía y qué iba a caer
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!

¿Y qué?
¿Y qué?

¡Negra!
Si

¡Negra!
Soy

¡Negra!
Negra

¡Negra!
Negra soy

¡Negra!
Si

¡Negra!
Soy

¡Negra!
Negra

¡Negra!
Negra soy

De hoy en adelante no quiero
laciar mi cabello
No quiero
Y voy a reírme de aquellos,
que por evitar —según ellos—
que por evitarnos algún sinsabor
Llaman a los negros gente de color

¡Y de qué color!
NEGRO
¡Y qué lindo suena!
NEGRO
¡Y qué ritmo tiene!

NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO
NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO
NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO
NEGRO NEGRO NEGRO

Al fin
Al fin comprendí
AL FIN

Ya no retrocedo
AL FIN

Y avanzo segura
AL FIN

Avanzo y espero
AL FIN

Y bendigo al cielo porque quiso Dios
que negro azabache fuese mi color

Y ya comprendí
AL FIN

¡Ya tengo la llave!

NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO
NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO
NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO
NEGRO NEGRO

¡Negra soy¡

Victoria Santa Cruz

Manifiesto - Nicanor Parra

Manifiesto

Señoras y señores
Esta es nuestra última palabra.
—Nuestra primera y última palabra—
Los poetas bajaron del Olimpo.

Para nuestros mayores
La poesía fue un objeto de lujo
Pero para nosotros
Es un artículo de primera necesidad:
No podemos vivir sin poesía.

A diferencia de nuestros mayores
—Y esto lo digo con todo respeto—
Nosotros sostenemos
Que el poeta no es un alquimista
El poeta es un hombre como todos
Un albañil que construye su muro:
Un constructor de puertas y ventanas.

Nosotros conversamos
En el lenguaje de todos los días
No creemos en signos cabalísticos.

Además una cosa:
El poeta está ahí
Para que el árbol no crezca torcido.

Este es nuestro lenguaje.
Nosotros denunciamos al poeta demiurgo
Al poeta Barata
Al poeta Ratón de Biblioteca.

Todo estos señores
—Y esto lo digo con mucho respeto—
Deben ser procesados y juzgados
Por construir castillos en el aire
Por malgastar el espacio y el tiempo
Redactando sonetos a la luna
Por agrupar palabras al azar
A la última moda de París.
Para nosotros no:
El pensamiento no nace en la boca
Nace en el corazón del corazón.

Nosotros repudiamos
La poesía de gafas obscuras
La poesía de capa y espada
La poesía de sombrero alón.
Propiciamos en cambio
La poesía a ojo desnudo
La poesía a pecho descubierto
La poesía a cabeza desnuda.

No creemos en ninfas ni tritones.
La poesía tiene que ser esto:
Una muchacha rodeada de espigas
O no ser absolutamente nada.

Ahora bien, en el plano político
Ellos, nuestros abuelos inmediatos,
¡Nuestros buenos abuelos inmediatos!
Se refractaron y dispersaron
Al pasar por el prisma de cristal.
Unos pocos se hicieron comunistas.
Yo no sé si lo fueron realmente.
Supongamos que fueron comunistas,
Lo que sé es una cosa:
Que no fueron poetas populares,
Fueron unos reverendos poetas burgueses.

Hay que decir las cosas como son:
Sólo uno que otro
Supo llegar al corazón del pueblo.
Cada vez que pudieron
Se declararon de palabra y de hecho
Contra la poesía dirigida
Contra la poesía del presente
Contra la poesía proletaria.

Aceptemos que fueron comunistas
Pero la poesía fue un desastre
Surrealismo de segunda mano
Decadentismo de tercera mano,
Tablas viejas devueltas por el mar.
Poesía adjetiva
Poesía nasal y gutural
Poesía arbitraria
Poesía copiada de los libros
Poesía basada
En la revolución de la palabra
En circunstancias de que debe fundarse
En la revolución de las ideas.
Poesía de círculo vicioso
Para media docena de elegidos:
"Libertad absoluta de expresión".

Hoy nos hacemos cruces preguntando
Para qué escribirían esas cosas
¿Para asustar al pequeño burgués?
¡Tiempo perdido miserablemente!
El pequeño burgués no reacciona
Sino cuando se trata del estómago.

¡Qué lo van a asustar con poesías!

La situación es ésta:
Mientras ellos estaban
Por una poesía del crepúsculo
Por una poesía de la noche
Nosotros propugnamos
La poesía del amanecer.
Este es nuestro mensaje,
Los resplandores de la poesía
Deben llegar a todos por igual
La poesía alcanza para todos.

Nada más, compañeros
Nosotros condenamos
—Y esto sí que lo digo con respeto—
La poesía de pequeño dios
La poesía de vaca sagrada
La poesía de toro furioso.

Contra la poesía de las nubes
Nosotros oponemos
La poesía de la tierra firma
—Cabeza fría, corazón caliente
Somos tierrafirmistas decididos—
Contra la poesía de café
La poesía de la naturaleza
Contra la poesía de salón
La poesía de la plaza pública
La poesía de protesta social.

Los poetas bajaron del Olimpo.

Nicanor Parra

Ecuador - J. E. Adoum

Ecuador

1. La geografía

Es un país irreal limitado por sí mismo,
partido por una línea imaginaria
y no obstante cavada en el cemento al pie de la pirámide.
Si no, cómo podría la extranjera retratarse
piernabierta sobre mi patria como sobre un espejo,
la línea justo bajo el sexo
y al reverso: “Greetings from la mitad del mundo”.
(Niños, grandes ojos rodeados
de esqueleto, y un indio que se llora
montañas de siglos tras de un burro.)

2. La memoria

Cariada el alma, duele en el nervio de la raíz
ese pasillo, y yo, perro de Pavlov, voy de un salto
a sentarme en la puerta de la hojalatería
(allí siempre era de día) a husmear la calle
por la que me fui a volver y me siguen pegando.
Cuando no se tiene patria todavía sino
esa tristura irremediable debajo del orgullo,
patria es el bolsillo de la memoria de donde
saco esto: la indiada amazorcada en la borrachera
de la misa y desgranada a puntapiés el domingo de tarde,
el cementerio a donde acompañé a tanto compañero
de la escuela a repasar las tablas de la ley: esto,
trozos de un animal antiguo, esto me basta, reconstruyo
íntegro el tórrido patriótico paleolítico folklórico,
las cuarteaduras de la república, la greda consuetudinaria
en que resbalamos a gusto. (Tú también, huesito
de dinosaurio, tu tobillo por donde estás atada
a mí, gran descuartizada, y tu otro tobillo
por donde estás atada, porque yo soy tu destierro.)
Y la canción con que arrullan al asesinado
para que se muera sin decir nada
y con que hacen sufrir al perro
para ver cómo se llena su glándula.
De gana. Por puro experimento.

De Currículum Mortis (1968)
JorgEnrique Adoum.

Mariposa

Mariposa

Mariposa pegada ahí en la pared
aguantando el frío, temblando.
Solo dejas que el viento bata tus alas.

Y si me acerco a tomarte
seguramente me rechazarás
volarás segura a otra pared
nuevamente por el frío a temblar.

No pretendes mis cálidas manos
que aunque el corazón este frío
y también temblando
algún cobijo ellas te brindarán.

Ven júntate conmigo
a mis manos a mi corazón
que si no dejan de temblar al sentir su calor
por lo menos temblarán juntos los dos.

Ven júntate conmigo
para ver si así al fin
uniendo las manos,
batiendo juntos las alas,
y los corazones
dejamos al fin,
al fin de temblar.






Sentado en unas gradas
mirando una mariposa temblar.

Confianzas - Juan Gelman

Confianzas

Se sienta a la mesa y escribe
«con este poema no tomarás el poder» dice
«con estos versos no harás la Revolución» dice
«ni con miles de versos harás la Revolución» dice.

Y más: esos versos no han de servirle para
que peones maestros hacheros vivan mejor
coman mejor o él mismo coma viva mejor
ni para enamorar a una le servirán
no ganará plata con ellos
no entrará al cine gratis con ellos
no le darán ropa por ellos
no conseguirá tabaco o vino por ellos.

Ni papagayos ni bufandas ni barcos
ni toros ni paraguas conseguirá por ellos
si por ellos fuera la lluvia lo mojará
no alcanzará perdón o gracia por ellos.

«Con este poema no tomarás el poder» dice
«con estos versos no harás la Revolución» dice
«ni con miles de versos harás la Revolución» dice
se sienta a la mesa y escribe.

Juan Gelman

Cambios de nombre - Nicanor Parra

Cambios de nombre

A los amantes de las bellas letras
Hago llegar mis mejores deseos
Voy a cambiar de nombre a algunas cosas.
Mi posición es ésta :
El poeta no cumple su palabra
Si no cambia los nombres de las cosas.
¿Con qué razón el sol
Ha de seguir llamándose sol?
¡Pido que se llame Micifuz
El de las botas de cuarenta leguas!

¿Mis zapatos parecen ataúdes?
Sepan que desde hoy en adelante
Los zapatos se llaman ataúdes.
Comuníquese, anótese y publíquese
Que los zapatos han cambiado de nombre :
Desde ahora se llaman ataúdes.
Bueno, la noche es larga
Todo poeta que se estime a sí mismo
Debe tener su propio diccionario
Y antes que se me olvide

Al propio dios hay que cambiarle nombre
Que cada cual lo llame como quiera :
Es es un problema personal.

Nicanor Parra

Bar

Bar

"Caballero con tristeza
este es el lugar"
pase a la buena música
aquí las penas
o se olvidan
o se recuerdan aún más.

Venga y lance su moneda
que por lo menos
en la mitad no quedará
venga que hay ron
o prefiere cerveza
venga que hay tequila
que la noche es joven
ni boba ni tonta
compañía le dará.

Venga que no vendo ilusiones
ni amores ni desamores
solo un trago
que su pena hará calmar.






Un día cabizbajo
en la Ronda. 

Manía

Manía

Bendita manía mía
de pensarlo todo
por que tuviste que ser tú
y no otra
un encuentro casual,
alguna ya conocida.

Para atañarme sin duda
a sus consecuencias
por que tuviste que ser tú
y tus vivencias
tu aparente inocencia
tus niñerías
y tu poce de mujer independiente
y aquel lance de mirada que no me gusta.

Tal vez si no hubieras sido tú
tal vez, todo seguiría igual en mí.






Pensando
algún día.

Noche de luna llena

Noche de luna llena

Yo idiotizado detrás de las rejas
con los ojos inmensos bajo la luna
tu danzando entre contorsiones
de círculos, de fuego y tambores
una inmensidad de caderas
de piernas, de brazos,
de torsos desnudos
al ritmo de la tierra.

Que viva la Luna llena
¡Juyayay!
que vivan tus pies descalzos
y la danza que nace
en el equilibro de tu cintura
que vivan tus ojos
y su destello de brasa
que no es reflejo de la candela
es tu esencia
que no puede contenerse y brota
para la danza y la ceremonia
de nuestra comunión con la luna.






Observando de lejos 
la fiesta de luna llena.

Si alguien llama a tu puerta - G. G. Márquez

Si alguien llama a tu puerta

Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,
Y algo de tu sangre late y no reposa
En su tallo de agua, temblorosa,
La fuente es una líquida armonía.

Si alguien llama a tu puerta y todavía
Te sobra tiempo para ser hermosa
Y cabe todo abril en una rosa
Y por la rosa se desangra el día.

Si alguien llama a tu puerta una mañana
Sonora de palomas y campanas
Y aún crees en el dolor de la poesía.

Si aún la vida es verdad y el verso existe
Si alguien llama a tu puerta y estas triste,
Abre, que es el amor, amiga mía.

Gabriel García Márquez.

El ídolo

El ídolo

Para Segundo Bautista

Él quieto, ahí parado
pudiendo apenas moverse
llegando entre dos brazos
como una estatua de esos ídolos
de aquellos tiempos tiernos y perdidos
pero sus dedos, esos virtuosos danzaban
en su instrumento de amor, tristeza e ilusión.

No hay requinto y que importa,
donde está el acordeón
("Y síganme como puedan").

"Consuelo para mi para mis penas 
oh símbolo de amor sagrada guía
mis ojos me hacen falta madre mía 
obséquiame la dicha solamente
ruégale al señor me deje verte
aunque sea un momento madre en este día"

Buscando un requinto
sacado del bolsillo
y que se venga la tonada
es que el maestro sabe tocar todo instrumento
"Soy un buen tocador, hace tiempo que me casé
y desde ahí no paro."


"Ayayay cuando me muera
quien de mí se acordará
y en mi lágrima postrera
con cariño entonará"

"Por los caminos del mundo 
voy cantando mi dolor
con sentimiento profundo
.por aquel ingrato amor."

Y para despedirse
que venga la insignia
del migrante
del pobre que partió
por nuevo rumbo buscando destino mejor
y que venga su himno y su consuelo.
"Por La menor, maestro."

"Así será mi destino
partir lleno de dolor
llorando lejos de mi patria
lejos de mi madre y de mi amor"

Y como llora el requinto
vibrando su color de sentimiento
para brotar en los ojos del espectador.

"Un collar de lágrimas
dejo en tus manos
y en el papelito conservalo mi bien
y en la lejanía será mi patria
que con mis canciones recordaré"

"Y a mi madre santa
le pido al cielo
me conceda siempre
la bendición."

La bendición, la bendición.






agosto 2014.
Subir a Inicio